Desde que aprendí a hacer nubes caseras no he parado. Son muy fáciles de preparar y se conservan perfectas en los recipientes Grand Chef Cube.

 

Podéis hacerlas de un montón de formas. Yo las he preparado al puro estilo americano, gorditas y redondas, pero puedes hacerlo también con un cortador de corazón, de nube, de osito… ¡perfectas para cada ocasión que se presente!

Paso 1:

  • 12g de gelatina en polvo
  • 120ml de agua

 

Paso 2:

  • 150g de azúcar blanco
  • 120ml de sirope de maíz o glucosa
  • 60ml de agua
  • 2 cucharaditas de vainilla en pasta

 

Cobertura

  • 100g de azúcar glacé
  • 100g de maicena

 

 

Mezclamos los ingredientes del paso 1 (gelatina y agua) en un bol y dejamos reposar 5 minutos. A continuación, cogemos el bol y lo metemos en el microondas 30 segundos a temperatura máxima.

Colocamos la mezcla en la batidora y comenzamos a batir con las varillas a máxima velocidad. Mientras tanto, en un cazo, colocamos 60ml de sirope de maíz (o glucosa) con el agua, la sal y el azúcar.

Calentamos la mezcla hasta alcanzar 115ºC.

 

Mientras nuestro sirope alcanza la temperatura, incorporamos el resto del sirope al bol de la batidora sin dejar de batir.

Añadimos también la mezcla una vez alcanzados los 115º. ¡¡Cuidado no quemarse!! Batimos unos 5 minutos a velocidad media y otros 3 a velocidad media-alta. No hay que tenerlo mucho más tiempo ya que se endurecería demasiado. Añadimos la vainilla.

 

Una vez la mezcla esté esponjosa y parezca un merengue bastante firme, la pasamos a un molde que habremos engrasado previamente con spray desmoldante o un poquito de aceite de girasol.

 

En un bol, mezclamos todos los ingredientes de la cobertura. Tamizamos la mitad de esta mezcla sobre nuestra masa de nubes, hasta cubrirla  por completo.

Dejamos reposar 5 o 6 horas, hasta que las nubes estén firmes al tacto. Volcamos la masa sobre un papel de horno y procedemos a tamizar el resto de la cobertura sobre la parte que antes estaba en la base del molde.

Cortamos las nubes en cuadrados con un cuchillo o, si nos apetece, podemos usar un cortador con la forma deseada: circular, osito, corazón… ¡Las posibilidades son infinitas! Quitamos el exceso de cobertura. Las dejamos secar sobre un papel vegetal.

Para conservarlas usaremos un recipiente Chef Grand Cube.