La cesta es para el perro lo que la cama es para el hombre: le resulta indispensable. Por tanto, es importante elegir bien y colocarla en el lugar correcto.

El perro es un animal muy sociable que por lo general le gusta seguir a su amo por todas partes. Sin embargo, se debe tener un espacio totalmente dedicado a él, un territorio solo para él en el que pueda descansar, pero también donde le pueda mandar ir en ocasiones.

Hoy en día hay tantos tipos de camas como razas de perros: todos los colores, formas y materiales están en el mercado. ¡Y hay para todos los bolsillos! La oferta va desde la simple alfombra hasta el sofá de lujo a través de la cesta intemporal de junquillo. Para mayor comodidad, puede optar por un catre 3 en 1 muy funcional, que consta de dos camas superpuestas y separables (muy útil cuando se tienen dos animales) ¡que incluso se puede convertir en cesta de transporte!

Así pues, para elegir la cama de su perro, el primer criterio a tener en cuenta … es su propio gusto.

 

Comodidad y seguridad

Por qué su perro es el primer interesado, también hace falta pensar en su comodidad. Por tanto, elija el tamaño adecuado (no demasiado grande ni demasiado pequeño) y, en lo posible, trate de prestar atención a las materias sobre las que su perro tiene tendencia a acostarse para detectar sus posibles preferencias. ¡Algunas camas combinan comodidad y elegancia (Cozy Pet Bed), y corresponden tanto a las necesidades de su perro como sus deseos!

Finalmente tenga en cuenta la temperatura exterior y el pelo de su perro para que no tenga ni demasiado calor ni demasiado frío.

 

Un emplazamiento estratégico

Una vez elegido el tipo de cama, queda por definir un espacio. La cama del perro no debe interferir ni encontrarse en un lugar de paso. Hace falta evitar corrientes de aire y dar preferencia a un espacio tranquilo. De este modo, su perro podrá disfrutar de buenas siestas … ¡con toda tranquilidad!