Adoptar un perro o un gato: todo lo que tienes que saber y preparar

 

Ya está: decidido, vas a hacerte con un perro o un gato. Esto es todo lo que debes saber para que la llegada del nuevo miembro de la familia vaya como la seda.

Cuando tu mascota llegue a su nueva casa, será un momento muy feliz para ti, pero también será un gran cambio para ella. Sobre todo si vas a adoptar un cachorro, ten muy presente que es probable que tu gato o perro se acabe de separar de su madre y sus hermanos. Llega a un nuevo entorno que no conoce y en el que no tiene referencias, y puede resultarle angustioso. Así, para que se sienta confiado junto a ti, es preferible que previamente hayas pensado en su comodidad. Y eso implica un cierto acondicionamiento.

 

Tu mascota tiene que tener un rincón propio

Lo esencial es que pongas a disposición de tu mascota un lugar que sea exclusivamente para él: una cesta, un cojín, una cama… Cualquier cosa con tal de que tu perro o gato tenga un lugar agradable donde dormir y que sienta como propio. Es ahí donde dormirá, donde descansará y donde se recogerá cuando necesite tranquilidad.

«Hay que elegir bien la ubicación de su zona de dormir: no debe estar en un lugar de paso, sino en un sitio tranquilo», señala Julie Antremont, educadora canina.

 

Un rincón para comer

Nada más llegar, seguro que tu mascota tiene hambre o sed. Tienes que tener siempre a su disposición un cuenco de agua, así como un plato para comer (puedes fraccionar tú sus comidas o dejársela a su disposición, según el caso). La comida puedes guardarla en un contenedor para croquetas.

Ten también a mano golosinas que puedes usar a modo de premios. Para que se conserven bien, puedes optar por una snack box.

 

Juguetes y accesorios

Hay varios accesorios imprescindibles: un cepillo, un collar o arnés, juguetes… ¡Es lo básico! Y para evitar el desorden en tu casa, puedes guardar todos los objetos de tu mascota en una caja.

 

Un lugar para hacer sus necesidades

Muchos criadores recomiendan una alfombra de aprendizaje en la que tu perro pueda hacer sus necesidades hasta que aprenda a no ensuciar.

Y para los gatos, es absolutamente imprescindible un arenero: tienes que tenerlo en casa desde antes incluso de que llegue tu gato.

 

Una cesta de transporte

Sé práctico: «Cuando necesites llevarte tu mascota contigo a algún sitio, aunque solo sea al veterinario, es importante que puedas transportarlo con toda seguridad. Para eso, es muy útil una cesta de transporte», recomienda Julie Antremont.

 

No olvides que, una vez que tu mascota esté bien equipada, todo será más fácil para él y para ti. Así podréis empezar con buen pie para pasar juntos largos años de felicidad.