Organizar su ropa significa, sin duda alguna, conservarla en buenas condiciones, pero también tener el placer de poder elegir y conjuntar sin esfuerzo el atuendo del día. Para esto, hay algunos principios simples a seguir y algunos hábitos a llevar a cabo.

 

Principio Nº 1: uno sólo ordena lo que lleva (en realidad)

Explicación:  A veces confundimos nuestra ropa con

  • recuerdos (camisetas de nuestra juventud, por ejemplo)
  • nuestra vida soñada (vestido de noche largo que nunca hemos tenido la ocasión de llevar)
  • nuestras ilusiones (esos vaqueros de talla 36 cuando tenemos la 42 desde hace 6 años)

Puede sin duda mantener todas estas maravillas (aunque, si me preguntan mi opinión…), pero no es necesario que llenen diariamente su ropero. Éste sólo debe contener la ropa que realmente lleve hoy. Sírvase de las cajas Textiles o Bajo la Cama para conservarlas adecuadamente pero fuera del ámbito de aplicación.

 

Principio 2: prendas de vestir, no sólo para cubrirse

Cuando elige una prenda en una tienda, espera algo más que simplemente le ayude a estar un poco decente o a no tiritar. Le gusta el color, la textura, refleja su personalidad (discreta, extravagante, práctica, clásica …). Entonces, ¿por qué conservar inútilmente la ropa o accesorios que le van mal, que marcan sus defectos: ¿con manchas, agujeros, descoloridas, que no vale la pena ponerse …? Realice una clasificación de todas las pertenencias de su ropero que no le sirven o que ya no valen.

 

Principio 3: todos cometemos errores …

pero esto no es una razón para infligirnos todos los días el castigo cotidiano de habernos equivocado, de haber pagado demasiado caro una baratija, de haber comprado una tontería en un momento de tristeza … todos estos también son candidatos a desaparecer que usted empujará hacia la salida (donación, reventa) a la vez que todo lo que le pica, le queda ajustado, se siente incómodo, le hace daño.

 

Principio 4: ordenar su ropa como en una tienda

Debemos poder ver toda la ropa y accesorios de un simple vistazo, como en las tiendas. Esto nos obligará a pensar en el uso de nuestro espacio.

 

 

¿Cómo gestionar el espacio?

Si sus pilas de camisetas y suéteres son demasiado altas, las hará caer todos los días. Intente acercar sus estanterías (o añadir otras) para aumentar el espacio de almacenamiento, mientras disminuye la altura de las pilas.

 

Si superpone la ropa colgada en perchas en cascada, no se sorprenda de comprar el doble de pantalones o faldas, ya que no sabía que las tenía. Cuelgue dos prendas máximo por percha.

Astucia: si cuelga sus pantalones por detrás, los pies se “plancharán” de forma natural.

 

Cuelgue la ropa en orden según la talla. Por tanto, bajo los más cortos, puede colocar una pequeña cómoda o una cesta parta la ropa sucia.

Elija la forma de sus perchas de ropa con respecto a la ropa: perchas grandes para abrigos pesados, perchas con muescas para los tirantes finos vestidos, etc …

Piense en la alternancia de las estaciones: en verano, guarde sus guantes y bufandas sombreros en una caja hermética y resistente. En invierno, ponga ahí el traje de baño, gafas de sol y pareos.

El espacio debajo de la ropa que cuelga a menudo es mal utilizado, ya que es oscuro y profundo. Gracias a Multibox tendrá un fácil acceso a estos zapatos o suéteres que no sabía dónde almacenar.

Los accesorios y ropa interior se alinean en cajones o en cajas bonitas en las estanterías.

Elija estantes con cajones para las camisetas, ropa de noche, pantalones cortos o pantalones vaqueros, porque a veces se encuentra con la sorpresa de una de estas prendas escondidas en el fondo de los cajones.

 

Tras una buena clasificación y un almacenamiento racional, pasemos a hábitos que ayudan a mantener el orden.

 

Hábito Nº 1: Guarde sólo la ropa si está limpia (y planchada si fuera necesario). De lo contrario, los ácaros se darán un festín en su ropero y usted se dará cuenta justo antes de una reunión importante, de que la blusa ha guardado los restos de su última salsa boloñesa.

 

Hábito Nº 2: Prepare la ropa la noche anterior. Sólo así podrá ver que esta camiseta no combina con sus pantalones. O que se ve a través de su sostén. Por qué a las 7 de la mañana, es mucho menos evidente y entonces no hay tiempo.

 

Hábito Nº 3: No usemos el mismo par de zapatos dos días seguidos. Deben airearse.

 

Hábito Nº 4: Colocar las perchas vacías en los extremos de la barra: cogen menos espacio y no se enredan.

 

Hábito Nº 5: Cada uno su armario. No, no se coge espacio de su pareja.

 

By Laurence Einfalt