El tema de la naturaleza en la decoración de interiores está en boga desde hace ya algunos años. Su popularidad se debe al ambiente cálido y acogedor que se respira en una habitación decorada con materiales naturales.

No es casualidad que uno de los colores más buscados sea el verde, en todos sus matices, combinado con la madera natural.

Veamos cómo puedes llevar la naturaleza a tu hogar siguiendo algunos consejos.

Madera

La madera puede considerarse la reina de los materiales naturales.

Nada supera en elegancia y confort a un parquet de roble, iroko, teca o wengué, por citar los más populares. Hasta hace poco, los suelos de madera era una opción cara, pero hoy en día es posible encontrar en el mercado parquet prefabricado de alta calidad, mucho más barato que la madera maciza y más fácil de instalar.

La madera también goza de mucho éxito en este momento en el sector del mueble y la decoración. Para esta temporada muchas firmas ofrecen muebles de madera maciza en bruto, nuevos o reciclados, perfectos para crear un estilo rústico o industrial.

Este año, la madera también destaca entre los accesorios: mesas auxiliares confeccionadas con troncos de árboles, objetos hechos con ramas pulidas, portalámparas y otros accesorios de decoración de madera en bruto.

Para estar al día en el tema no dudes en consultar el artículo de Gucki, experta DIY (“hazlo tú mismo/a”) que te enseña a hacer una estantería colgante de madera bruta para interior.

Piedra natural

Uno de los materiales naturales que no podemos olvidar es la piedra, que se utiliza principalmente combinada con la madera. La piedra natural es un material resistente y versátil: dependiendo de cómo se trabaje se puede utilizar para suelos, revestimientos, escaleras, pero también para encimeras de cocina, mesas, lavabos, fregaderos y bañeras. De hecho, la piedra natural puede utilizarse para interiores de infinitas maneras. Los tipos de piedra recomendados son el mármol, el granito, el travertino, el cuarzo y la pizarra.

 

Plantas de interior

Las plantas de interior son esenciales en una casa de estilo natural. Además de purificar el aire son muy decorativas. Las especies que mejor se adaptan a los espacios interiores son las plantas tropicales como el Potos (Hiedra del diablo), el Ficus Lyrata (Higuera hoja de violín), la Monstera deliciosa (Costilla de Adán), la Kentia (Howea), y las suculentas, como el agave, la sansevieria (Planta de la serpiente) o el Cactus de Navidad, cuya floración en invierno es espectacular.

Para conseguir un entorno perfecto, coloca las plantas en bonitas macetas y distribúyelas en pequeños grupos por los rincones más luminosos de la casa, pero lejos de las corrientes de aire y de la luz solar directa.

Tejidos

Los tejidos juegan un papel muy importante en la decoración de interiores: el color, el hilado, los estampados en cortinas, cojines, ropa de cama, así como en fundas de sillones y sofás, sintonizan con el carácter de una habitación. Para una casa con un estilo natural son preferibles los tejidos naturales que no han sido tratados con decoloración química. El lino, el algodón, la seda, la lana o el cáñamo en su estado natural tienen tonos que van del amarillo pajizo al beige, del negro al marrón, y son perfectos para crear una habitación tono sobre tono en combinación con la madera, la piedra o las fibras vegetales.

Estos son algunos productos de tela que marcan tendencia esta temporada: alfombras étnicas de lana hechas a mano, ropa de cama “lavada a la piedra” y elementos decorativos de macramé para colgar en las paredes.