¿Te gustaría cambiar el aspecto de tu viejo aparador?

En primer lugar tienes que decidir qué estilo te gusta. Elige nuevos colores para el aparador, piensa dónde lo vas a colocar, puedes elegir colores que vayan a juego con la habitación o que contrasten. Para darle un toque decorativo, utiliza papel pintado, pero cubre solo un detalle, los cajones o la estructura como más te guste.

Hacer un cambio de imagen DIY es muy sencillo, solo tienes que seguir nuestro tutorial.

Materiales:

  • aparador viejo
  • imprimación
  • pintura
  • pinceles
  • rodillo
  • cinta de papel
  • papel de lija de grano fino
  • papel decorativo adhesivo
  • cinta adhesiva de doble cara
  • tijeras
  • lápiz
  • regla
  • destornillador
  • tiradores

Indicaciones:

 

Después de elegir el estilo que deseas para tu aparador, límpialo cuidadosamente y prepáralo para la primera capa de imprimación. Utiliza cinta de papel para cubrir todas las partes que no quieras pintar.

Si tu aparador es de madera maciza puedes utilizar papel de lija antes de pintar y saltarte la parte de imprimación. El papel de lija también es ideal para eliminar arañazos de la superficie.
Después de dos manos de imprimación utiliza un papel de lija de grano fino y elimina cuidadosamente cualquier residuo para empezar a pintar.

Puedes pintar el cajón con pinceles, pero es mejor que utilices un rodillo para la capa final y así conseguir un resultado más liso. Para un acabado aún mejor puedes volver a utilizar el papel de lija de grano fino.

No te olvides de los laterales de los cajones; píntalos también para darle un toque decorativo más atractivo.

Esta primera parte de la remodelación requiere algo de tiempo porque tienes que esperar a que la pintura se seque entre capa y capa.

Retira todos los tiradores, quita el polvo de cada cajón con cuidado y prepáralo para el empapelado. Será más sencillo y rápido si utilizas papel decorativo adhesivo. Trata de no dejar arrugas o burbujas en la superficie y ayúdate presionando el papel con una regla.

Es hora de cubrir el interior de los cajones. Mide el cajón y corta el papel decorativo para cada pieza: fondo y cuatro lados. Un pequeño consejo: cuando cortes las partes laterales, añade un centímetro más para los laterales izquierdo, derecho e inferior. Utiliza la cinta adhesiva de doble cara. Pega primero los cuatro laterales y luego el fondo del cajón.

 

Vuelve a colocar los tiradores con la ayuda del destornillador.

Un último consejo: ¿Te resulta difícil abrir y cerrar los cajones viejos? La cera (o el jabón sólido) pueden ayudarte. Frota todo el riel por donde se desliza el cajón. Ahora se deslizarán suavemente.

Tu aparador ya está listo para volver a darle uso.