Este año, de nuevo, el papel pintado se confirma como la estrella de la decoración de interiores. Perfecto para dar un toque de estilo a la sala de estar o al dormitorio, el papel pintado también se utiliza ahora en zonas poco comunes, como el baño o la cocina. A diferencia del pasado, hoy la tendencia es decorar con papel pintado una sola pared o parte de ella, así como la parte posterior de huecos y recovecos, paneles de armarios y puertas.
En este artículo te damos una visión general de los estilos más en boga en este momento, con algunos consejos sobre cómo utilizar el papel pintado.

Art Decó Contemporáneo

Elegante, refinado y decorativo, el estilo Art Decó vuelve estar en la cresta de la ola casi un siglo después de su aparición. Motivos en abanico, colas de pavo real y audaces formas geométricas se reinventan en patrones de colores brillantes, adornados con toques dorados.
El papel pintado de estilo Art Decó, con un gran impacto estético, es perfecto para salas de estar amplias. Es recomendable colocarlo en una pared en la parte trasera de la habitación, y que ésta esté lo más despejada posible de muebles u otros objetos para crear un entorno atractivo.
Los motivos pequeños y sencillos son adecuados para cubrir las paredes de la entrada, la parte posterior de los huecos y los paneles de los armarios.

Inspiración tropical

Hojas, flores, frutas y animales del universo multicolor de los trópicos siguen estando entre los motivos preferidos para decorar las paredes, quizás por referencia a un mundo natural virgen y exuberante. El papel pintado de estilo tropical es adecuado para todas las habitaciones de la casa: una opción podría ser utilizarlo en el baño, eligiendo naturalmente un papel pintado de vinilo apropiado para habitaciones húmedas y totalmente impermeabilizado.

Locos por Japón

En el mundo occidental siempre ha habido una atracción especial por todo lo procedente de Japón. Nos encanta el minimalismo japonés, enriquecido con la calidez de los materiales naturales como la madera, el papel de arroz y el bambú, enmarcados en el diseño y la extrema pulcritud que la gurú del orden, Marie Kondo, ha hecho famoso en todo el mundo.
Si eres de los que adoran el estilo japonés, puedes elegir entre varios diseños: ramas de melocotón o cerezo con delicadas flores, estilizadas olas, peces y pájaros multicolores. Estos delicados diseños son perfectos para los dormitorios, especialmente los de los niños.

Composiciones panorámicas y trampaojos

Concluimos con la tendencia actual: papeles pintados panorámicos y trampaojos.
Los primeros reproducen un paisaje que pueden ser fotografías o pinturas en color o en blanco y negro. Este tipo de papel puede cubrir toda una pared y es adecuado para habitaciones grandes, normalmente el salón o el dormitorio.
Por otro lado, los diseños de tipo trampaojos aportan amplitud a la habitación gracias a la perspectiva, y pueden representar un interior, una terraza o un invernadero, con un efecto escénico garantizado.