A mí (Rachel de The Crafted Life), siempre me han encantado los adornos vintage. Los tonos acaramelados rosas, cereza y azules, los brillos, los metálicos, todos. Coleccionarlos puede ser un largo proceso, y no siempre asequible, así que pensé en intentar hacer adornos inspirados en los colores y patrones clásicos. Si lo que buscas es dar un toque artesanal a tu árbol, con un toque vintage, entonces estos adornos DIY son para ti. Aquí encontrarás cómo hacerlo:

Materiales:

  • Adornos de vidrio
  • Pintura metálica en aerosol
  • Palillos de bambú
  • Guantes (para pintar)
  • Lona
  • Súper cinta de doble cara (se puede encontrar en las tiendas de artesanía)
  • Purpurina
  • Cepillo de cerdas suaves
  • Papel

 

1. Pinta las bombillas con aerosol en una zona bien ventilada. Para un acabado perfecto, retira la parte superior del adorno y colócala en un palillo de bambú. Esto garantizará que no toques nunca la bombilla húmeda. Coloca los palillos en un recipiente o a través de un cartón hasta que la pintura se haya secado. Te recomiendo dejar secar durante 24 horas antes de añadirle la purpurina.

 

2. Ahora es el momento de colocar tu plantilla con purpurina. La cinta súper de doble cara es perfecta para este trabajo porque obtendrás líneas limpias y definidas; la purpurina se pegará solo a la cinta y no a la bombilla.

 

Cuando coloques la cinta, asegúrate de ponerla exactamente en el lugar deseado, ya que la cinta es fuerte y puede que despegue la pintura si intentas retirarla de la bombilla. Cubre con la purpurina. Para ahorrar la purpurina sobrante utiliza dos pedazos de papel para que puedas levantar uno y volver a meterla en el recipiente después de cada uso.

 

3. Retira el exceso de purpurina de la bombilla con un cepillo de cerdas suaves y vuelva a colocar la tapa y ¡listo! Si quieres que la purpurina esté ultra segura, puedes sellar tu bombilla con una fina capa de sellador transparente.