Las suculentas son plantas muy fáciles de propagar y pueden crecer en cualquier lugar, solo necesitan un poco de tierra y agua, así que puedes plantarlas en cualquier lugar y crecerán de forma asombrosa. Las suculentas tienen innumerables formas y colores, puedes crear bonitas composiciones para enmarcar.

 

Utiliza un marco viejo para crear un espectacular jardín vertical de suculentas. Es una idea estupenda para realizar un marco de reciclaje creativo DIY.

 

 

 

Materiales:

  • Un marco de fotos viejo
  • Plantas suculentas
  • Tierra apropiada para suculentas
  • Malla de alambre
  • Grapadora
  • Clavos
  • Martillo
  • Un palillo o un lápiz
  • Tijeras de electricista
  • Fondo de madera contrachapada para encajar en la parte posterior del marco
  • *4 piezas de madera de 1×3 cm + tornillos y taladro

 

 

Puedes elegir el tamaño de marco que prefieras, solo ten en cuenta que deberás plantar las suculentas muy cerca unas de otras, así que vas a necesitar una buena cantidad de ellas: Yo utilicé un marco de 30×40 cm y planté 75 minisuculentas.

Para mejorar el resultado elije suculentas que no crezcan a lo altoincluye plantas en cascada. Le darán el toque perfecto a tu marco vertical.

Otro consejo: elige suculentas sin espinas, será más fácil trabajar con ellas.

Retira el vidrio y la pintura del marco. Coloca el marco boca abajo.

Corta la malla de alambre a la medida adecuada para que encaje en tu marco y fíjala con la grapadora.

 

*Si tu marco tiene menos de 4 cm grosor, coloca madera para exteriores por detrás para dejar espacio para la tierra y las plantas. También puedes utilizar una caja de madera o de plástico. Usa tornillos y taladros para fijarla al marco.

Mi marco era suficientemente grueso, así que no necesité la caja.

 

 

 

Aprovecha un trozo de la bolsa de plástico de la tierra para cubrir el respaldo de madera contrachapada y grápalo en el marco.

Clava el respaldo de madera contrachapada en el marco.

 

 

Gira el marco hacia arriba, ahora es el momento de llenarlo de tierra. Viértela a través del alambre. Tómate el tiempo necesario y rellénala bien, remueve el marco para distribuir la tierra por cada esquina y añade más hasta que llegue a la malla de alambre.

 

Utiliza unas tijeras para hacer agujeros en el alambre, en los que plantarás tus suculentas.

Saca las mini suculentas de las macetas y agita suavemente las raíces para liberarlas de la tierra. De esta manera también puedes separar suavemente las raíces y dividir diferentes tipos de suculentas.

Haz un agujero con el dedo o utilizando un palillo o un lápiz. Planta cuidadosamente la suculenta a través de la malla.

Planta algunas suculentas cerca de la parte inferior del marco para conseguir un efecto cascada.

 

 

Sugerencia: si has elegido alguna planta con espinas, puedes ayudarte con un pedazo de papel o papel de cocina para manipularlas.

 

 

Mezcla una y otra vez las diversas formas y colores de las plantas.

No te preocupes si rompes algunas hojas, puedes propagarlas fácilmente más tarde y tendrás muchas más plantas. Colócalas sobre la tierra y riégalas cada vez que ésta se seque. De forma natural brotarán nuevas raíces de las hojas y se desarrollarán nuevas plantas.

Esta es una de las cosas más sorprendentes de las suculentas: son tan fáciles de propagar.

 

 

Cuando hayas terminado el marco, rocía las suculentas con un poco de agua y mantén el marco extendido horizontal durante tres/cuatro semanas y protegido de la luz solar directa, esto permitirá que las raíces crezcan y se agarren al suelo.

 

Pasado este tiempo podrás colgar tu marco de suculentas como un cuadro o apoyarlo contra la pared. ¡Le dará un bonito toque verde a tu casa!