Esta es una magnífica idea para crear algo original con un montón de libros viejos.
Podrás crear una bonita decoración navideña o un original lapicero para colocar en tu escritorio.

MATERIAL NECESARIO

  • Libros viejos
  • Vaso de cristal
  • Pegamento
  • Lápiz
  • Un metro o una regla
  • Taladro
  • Cúter

Lo primero que debes hacer: elige el orden que más te guste y haz una pila con tus libros.

Dibuja una circunferencia con la ayuda del vaso de cristal. Puedes mantenerlo en el centro o en un lado, como quieras.

Marca el centro de la circunferencia con la regla y taladra el primer libro.

Continúa con otros libros: dibuja las circunferencias, usa la regla para asegurarte de que están todas en el mismo lugar, marca el centro y taladra los libros.

Ahora, paciencia: corta los libros con el cúter, las tapas y las páginas. Tienes que ser cuidadoso y preciso con el primer libro, que será el único cuyo agujero será visible. Esta parte del trabajo DIY te llevará algo de tiempo, pero valdrá la pena.

Intenta poner el vaso de cristal en el agujero, si cabe, pega tus libros. Centra tu atención para alinear los agujeros.

Pega los libros de tapa a tapa. Añade peso y déjalos secar.

¡Ya está listo tu lapicero hecho con libros viejos! Si quieres crear una bonita decoración navideña, necesitarás:

  • Un trozo de espuma para arreglos florales
  • Ramas verdes
  • Luces de Navidad
  • Decoraciones navideñas
  • Bicarbonato de sodio
  • Espuma de afeitar

Corta la espuma para arreglos florales en forma de vaso de cristal, rocíala con agua y ponla en el vaso.

Añade las ramas intentando imitar la forma de un árbol.

Coloca pequeñas ramitas en el exterior para que no se vea la base y puedas obtener un mejor resultado.

Es hora de decorar tu árbol de Navidad en miniatura añadiendo algunas luces y adornos. ¿Quieres un poco de magia extra? ¡Añade un poco de nieve! No es nieve real, pero tampoco totalmente falsa. Hazla en casa con algo que puedas encontrar fácilmente: por ejemplo, bicarbonato de sodio y espuma de afeitar.

Mezcla la espuma de afeitar y el bicarbonato de sodio hasta que tengas un efecto de nieve y espárcela por las ramas.

¡Feliz Navidad!

Y cuando la Navidad termine, siempre podrás volver a tener tu maravilloso lapicero de libros viejos.