Las maletas antiguas son preciosas, y además de su gran encanto traen consigo historias y recuerdos de viajes pasados.

Transformar una vieja maleta en una mesa auxiliar para tu casa es un proyecto de reciclado muy fácil, ¡una gran idea DIY!

Puedes encontrar maletas antiguas fácilmente en mercadillos de antigüedades o en Internet.

MATERIAL NECESARIO

  • Una maleta antigua
  • Un trozo de madera contrachapada de la misma medida que el fondo de la maleta
  • Destornillador
  • Tornillos
  • Patas de mueble
  • Telas
  • Cinta métrica
  • Lápiz

Mide el interior de la maleta; puedes hacerlo fácilmente haciendo la forma con un trozo de papel. Corta el contrachapado a medida.

Para reforzar el fondo de la maleta, introduce el contrachapado en el interior de la misma.
Luego deberás atornillarlo a las patas. Esto reforzará toda la estructura.

Atornilla las patas al contrachapado con el atornillador.

Mantén las patas cerca del borde de la maleta para que la mesa auxiliar sea más estable.

Si el interior de tu maleta está estropeado puedes cubrirlo con algunas telas.
Elige un estampado moderno y atrevido si quieres crear una bonita mezcla y combinarla con el estilo vintage de la maleta.

Pega las telas directamente a la maleta.

La maleta/mesa auxiliar será un bonito complemento para tu casa. Puedes utilizarla como una mesa auxiliar normal o para guardar dentro un montón de cosas. Pon algunas cajas Curver en su interior, te ayudarán a organizar y mantener tu casa ordenada. Por ejemplo, yo la utilizo como un bonito almacén para los juguetes de mis hijos. ¡Es súper útil!