El BPA, o Bisfenol A, es una sustancia química utilizada principalmente en la fabricación de ciertos plásticos, y que supuestamente presenta riesgos para la salud. Por ello, en Curver, actuamos previamente a las obligaciones legales o a las pruebas científicas definitivas. Desde la aparición de potenciales riesgos sanitarios, modificamos inmediatamente la materia prima para proteger nuestros productos y la salud de nuestros consumidores.

¿Qué es exactamente el BPA?

El Bisfenol A, o BPA, es un producto químico industrial que sirve para fabricar un plástico duro y transparente: el policarbonato. El BPA se utilizaba en la elaboración de ciertos tipos de biberones, al igual que en muchos otros productos de consumo como botellas reutilizables de agua, cantimploras o recipientes para alimentos.

La comercialización de biberones con contenido en BPA fue prohibida en Francia en 2010, y en la Unión Europea en 2011. Desde el 1 de enero de 2015 esta prohibición se ha extendido, únicamente en Francia, a cualquier contenedor o utensilio que contenga BPA y cuyo uso esté destinado al contacto directo con productos alimentarios.

De tal forma, la exposición al Bisfenol A se efectúa principalmente por vía alimentaria. Es posible que el BPA pueda transmitirse en pequeñas cantidades a los alimentos y bebidas almacenados en materiales que contienen esta sustancia. Por ello, en Curver, desde la aparición de dudas sobre las repercusiones del BPA en la salud, decidimos eliminar todo rastro potencial en nuestros productos.

Hoy, todos los productos Curver están garantizados 100 % sin Bisfenol A, o BPA.