Pascua, Halloween, Navidad, Janucá, cumpleaños… Hay muchas ocasiones para celebrar buenos momentos en familia o entre amigos. Y también para decorar la casa según el tema que festejemos. Pero, ¿dónde podemos guardar y ordenar estas decoraciones y cómo conservarlas en buenas condiciones para el año siguiente?

Formatos variados

Las decoraciones de temporada se presentan en diferentes formatos: personajes pequeños, largas guirnaldas, velas y sus portavelas, etc. También hay que tener en cuenta que algunas son frágiles, como las bolas de vidrio, las decoraciones de porcelana de mesa, los huevos pintados o las guirnaldas de papel hechas por los niños.

Divide y vencerás

En primer lugar, reunamos todas nuestras decoraciones y agrupémoslas por tema. Este es el momento de decidir si algunos de estos objetos pueden desecharse (si están rotos, por ejemplo) o regalarse (si están en buenas condiciones, pero ya no nos gustan). Luego, para un tema dado, separémoslas por tipo.

Un contenedor para cada tipo de objeto

Las bolas o huevos deben guardarse individualmente en cajas de plástico, más bien bajas, provistas de separadores. Si no dispones de ellas pueden servirte recortes de cartón.

Los lacitos de adornos del árbol de Navidad pueden agruparse en una caja pequeña de plástico o una bolsa. No olvides ponerlos junto a su adorno.

Las guirnaldas luminosas se enrollarán alrededor de un cartón ranurado y se introducirán en una caja lo suficientemente grande como para contener también los transformadores eléctricos. Si tienes bombillas de repuesto, ponlas en una bolsa y colócalas en la misma caja.

Las guirnaldas en forma de collar pueden guardase perfectamente (¡sin nudos!) en una botella de plástico.

Los objetos más pequeños encontrarán su lugar en cajas de plástico compartimentadas. No dudes en utilizar papel de seda o film alveolar recuperado para evitar golpes.

Los rollos de papel de regalo también deben agruparse. Puedes guardarlos en posición horizontal en la parte superior de una estantería, o bien en vertical fijados con una goma en el lateral interior de un armario.

Las coronas pierden a veces los elementos que las componen. Ponlas en una bolsa que puedas colgar. Si necesitas más espacio apílalas, pero con un cartón de separación entre cada una para que permanezcan intactas.

Las velas (y sus portavelas) son una categoría aparte, porque puede que desees utilizarlas todo el año. Dedícales una caja específica que te permita comprobar fácilmente su estado y número antes de comprar otras nuevas.

Las decoraciones de gran tamaño, como las que se usan en Halloween o al aire libre en Navidad, estarán bien protegidas en baúles grandes de plástico transparentes o etiquetados.

Puedes guardar las partes esenciales de tus decoraciones en un bloque de cajones sobre ruedas, lo que simplificará mucho su almacenamiento y te facilitará la decoración el próximo año.

¿Mis últimos consejos?

Este año, resístete a la tentación de poner todo en cajón de sastre por falta de tiempo.

Y tampoco olvides usar cajas de plástico transparentes: identificarás mejor su contenido tras unos meses.

Finalmente, prevé siempre un 30% más de volumen antes de comprar una caja. Tus objetos serán más accesibles y tendrás más espacio para nuevas decoraciones de temporada.