El plástico es práctico. En Curver aprovechamos su polivalencia para crear una amplia gama de productos domésticos concebidos para facilitarle su día a día. He aquí las razones:

 

1 | Resistente y seguro

La seguridad y la comodidad de nuestros consumidores son una prioridad para nosotros. Extremadamente sólido y resistente a los impactos, el plástico no presenta ningún peligro, contrariamente al vidrio por ejemplo, que puede romperse fácilmente. Además, el plástico utilizado en nuestros envases alimentarios le permite conservar sus alimentos protegiéndolos de cualquier bacteria nociva.

 

2 | Un material duradero

El plástico es muy resistente a las agresiones exteriores y a la mayoría de los agentes químicos. Es insensible a la corrosión e inoxidable. Su vida útil es larga. Su desgaste es muy lento y su mantenimiento fácil. Podemos utilizarlo y reutilizarlo.

 

3 | Fácilmente reciclable

Los ciclos de reciclaje permiten dar una segunda vida a bandejas, cestas, envases, cubos de basura y otros recipientes. En Curver utilizamos principalmente polipropileno, un material plástico muy fácil de reciclar.

 

4 | A toda prueba

Conocido por su solidez y su robustez a toda prueba, el plástico resiste a múltiples usos. Nuestros envases alimentarios, por ejemplo, pasan del congelador al microondas y luego al lavavajillas sin ningún problema (facilitándole de paso su mantenimiento).

 

5 | Con total ligereza

Gracias a su ligereza, el plástico nos permite ofrecer productos de gran tamaño y peso reducido. Nuestras cestas para lencería y nuestros organizadores se desplazan fácilmente. Nuestros envases alimentarios, que combinan volumen y ligereza, facilitan el transporte de sus alimentos.

 

6 | ¡Económico!

El plástico no es caro. Más barato que la madera, el metal o el vidrio, nos permite ofrecerle productos de calidad a precio reducido. Nuestros taburetes y productos de ordenación, fabricados de plástico en lugar de madera o metal, permiten conciliar elegancia, eficacia y precio asequible.